Loading

C/ Granada, 10, 03440 Ibi, Alicante

965 55 42 10

info@garbena.com

A

Pide tu cita 965 55 42 10
C/ Granada, 10, 03440 Ibi, Alicante

Ventajas y beneficios de pasarse a GLP

El GLP, acrónimo de Gas Licuado de Petróleo, es un tipo de combustible que se considera la principal alternativa a los combustibles convencionales; es decir, al diésel y a la gasolina. Su penetración todavía no es muy pronunciada en el mercado, pero lo cierto que cuenta con una serie de ventajas que hacen que cada vez sean los consumidores los que se decanten por un vehículo compatible con este sistema alternativo.

Además, las estaciones de servicio también se han puesto las pilas al respecto, y es que cada vez son más las que suministran GLP.

Si quieres conocer sus principales ventajas, te animamos a seguir leyendo.

Pero antes de nada… ¿Qué es el GLP?

El gas licuado de petróleo está compuesto por una determinada proporción de butano y propano. Estos gases han sido transformados de forma que se consideren compatibles con la conducción.

Hay diferentes proporciones, aunque la más estable y eficiente es aquella que combina un 30 % de propano + 70% de butano. En el caso de que estemos hablando de vehículos pesados, la proporción será de 35/65.

Otra proporción que se puede encontrar en el mercado es la de 60/40, aunque no se recomienda por no ser demasiado energética.

1.     Ahorro en combustible

Esta es la ventaja que, a priori, resulta más interesante para los conductores en el momento en el que conocen la existencia del GPS. Aunque el ahorro dependerá de las necesidades de cada conductor, y de su forma de conducir, los estudios indican que puede ayudarte a reducir tu consumo en torno a un 40%.

Esto es debido a que el coste del GLP es mucho más económico que el de otros combustibles porque los impuestos asociados son más reducidos.

·Calcula que por cada litro de diésel pagamos un 53,6% de impuestos.

·Por 1L de gasolina pagamos en torno a un 57,5% en impuestos.

Sin embargo, el precio del litro del GLP ronda los 0.65€, lo que supone casi la mitad del precio de la gasolina y un 40% que el coste del diésel.

Pero todavía hay más…

2.     Es más eficiente

Conectando este apartado con el anterior, el GLP nos ahorra a ahorrar porque es más eficiente. En las mismas condiciones, nos permite recorrer la misma distancia, pero con un consumo de energía mucho más reducido.

Vamos a hacer el cálculo suponiendo que repostamos 20€ de gasolina.

·En un coche de gasolina podríamos recorrer unos 280km de media.

·Si tuviésemos un diésel, podríamos recorrer 375 km.

·Con el combustible híbrido GLP podríamos llegar a superar la barrera de los 500km.

3.     Ahorro en tu próximo vehículo

A día de hoy es posible encontrar una interesante oferta en vehículos GLP por mucho menos que lo que te imaginas. Es posible encontrarlos en prácticamente cualquier concesionario. Como la tendencia es que sigan creciendo, serán todavía más abundantes y variados de cara a los próximos años.

Lo mejor de todo es que podrás seguir comprándolo en los catálogos de las mejores marcas, de aquellas que ya llevan mucho tiempo en el mercado y son dignas de tu confianza. Algunos buenos ejemplos de marcas que comercializan estos vehículos son Ford, Subaru, Dacia, Citroën u Opel.

Es interesante consultar si existe alguna subvención o ayuda para comprar un vehículo GLP, y es que así te puedes ahorrar mucho dinero.

Además, debido a la naturaleza de dichos vehículos, el motor de los mismos está concebido para ensuciar mucho menos, y esto significa una importante reducción en costes de mantenimiento. También está comprobado que el consumo de aceite es significativamente inferior.

4.     Misma forma de conducir

Podría parecernos que conducir un vehículo GLP puede ser más complicado, o por lo menos diferente, a uno convencional. Su arquitectura es mucho más compleja que la que tienen los coches que estamos acostumbrados a levar.

Los vehículos GLPintegran 2 depósitos de combustible: uno convencional (que es de gasolina) y otro de autogas. El sistema de propulsión del motor es bifuel, por lo que podrá adaptarse a los dos tipos de combustible y funcionar sin problemas.

La manera de funcionar es la siguiente: el vehículo GLP funcionará con el contenido del primer depósito, el de autogas, hasta que se agote. Será entonces cuando se haga el cambio a gasolina.

Por fortuna para el conductor, este cambio será completamente imperceptible, y no se tendrá que estar apretando ningún botón ni ninguna palanca.

Otra de las ventajas de pasarse a GLP es que tampoco se notará ninguna diferencia cuando el vehículo está en modo de gas y pasa a modo de gasolina.

Es decir, que la manera de conducir será idéntica, evitando así que tengamos que hacer cualquier cambio o adaptación.

5.     Una forma de viajar más ecológica

Cuando se combina el gas propano con el butano, la combinación resultante tiene las mismas ventajas que aportaría el diésel y la gasolina. Curiosamente, no presentan los mismos inconvenientes, y es que el nivel de emisión será menos perjudicial para el medio ambiente.

Los cálculos que se han hecho al respecto han concluido que un vehículo GLP podría minimizar hasta un 24% las emisiones de dióxido de carbono. Asimismo, también podría reducir las emisiones de óxido de nitrógeno en hasta un 85%.

Ten en cuenta que 9 de cada 10 de los vehículos que a día de hoy se siguen matriculando en nuestras ciudades son todavía de diésel o de gasolina.

Lo peor de todo es que se calcula que unas 400.000 muertes prematuras se dan en nuestro país, precisamente debido a la mala calidad del aire en el que nos desenvolvemos. Si todos hiciéramos el cambio a un vehículo GLP, conseguiríamos reducir el nivel de emisiones de una forma más que considerable.

6.     Una buena forma de luchar contra la contaminación acústica en las ciudades

El ruido es uno de los grandes problemas que tienen las ciudades en las que vivimos. Aunque pueda parecer un problema secundario, afecta a la salud más de lo que parece, y es que muchos de los problemas de ansiedad y de estrés vienen derivados de ruidos más o menos elevados.

Haciendo el cambio a un vehículo GLP, podemos reducir la contaminación en torno a un 50%, comparando dicha emisión con el ruido que hace el vehículo con el que contamos en este momento.

7.     Tendrás una etiqueta ECO

Seguro que ya conoces las etiquetas de la DGT, sobre todo si vives en grandes ciudades como Madrid y Barcelona. En estos lugares se imponen algunas restricciones para reducir los niveles de contaminación, y tal solo los vehículos ecológicos pueden circular por los mismos.

Estos vehículos también te ayudan a conseguir el distintivo ECO de la DGT; precisamente por su reducido nivel de misiones de hidrocarburos.

¿Conoces el resto de las ventajas que te aporta una etiqueta ECO? Estas son algunas de las más destacadas.

·Como ya hemos visto, te permiten moverte por zonas restringidas en las ciudades.

·Podrás conseguir interesantes descuentos a la hora de pasar por peajes y por autopistas.

·También tendrás algunos incentivos fiscales muy interesantes, como no tener que pagar el impuesto de matriculación.

·Existen algunos planes que incentivan la compra de vehículos con ayudas económicas importantes.

8.     La manera de repostar no varía

Muchas personas no se terminan de decidir a hacer el cambio porque piensan que el repostaje es más complicado, o porque necesitarás más tiempo.

Lo cierto es que el autogas lo repostarás en los mismos surtidores en los que existen las mangueras que distribuyen gasolina y diésel, por lo que podrás seguir haciendo la misma rutina, sin que nada te lo altere.

Si lo que te preocupa es el tiempo, debes saber que el que necesitas será el mismo que el que usarías con la forma de repostar convencional.

Cada vez son más las gasolineras en donde puedes encontrar puntos de repostaje para coches GLP, por lo que seguro que no tienes ningún problema con ello.

9.     Combustible 100% seguro

Te alegará saber que el GLP forma parte de una tecnología completamente segura. Este carburante ni es corrosivo, ni tóxico, ni dejará residuo.

Cuando se diseña un vehículo que funciona con este combustible, como ocurre con los que se diseñan con otros combustibles, deben cumplir con una serie de requisitos de seguridad para ser lanzados al mercado.

Si hacemos la comparación con la gasolina o con el diésel, nos daremos cuenta de que el GLP tiene un rango más reducido de inflamabilidad.

Dos alternativas a escoger para tener tu coche GLP

Si ya te has decidido, puedes tener tu coche GLP de dos maneras:

·Acudes directamente al concesionario y compras un coche GLS de fábrica. Tienes una amplia gama de opciones entre la las que elegir.

·También puedes transformar tu vehículo a autogas, obtener así la etiqueta ECO y hacerte con todos los beneficios que ya hemos descrito. Dependiendo de cada taller y vehículo, el coste puede ser muy variable.

Ahora que ya conoces todas las ventajas y beneficios de pasarse a GLP, no lo dudes y decídete a dar el paso. En Gárberna somos especialistas en transformación de coches a GLP.

José Bustos

Leave a Comment

Your email address will not be published.*